Azahares

Por  |  0 Comentarios

Web Azahares - Horizontal

Grupo Los Operantes Teatro
presenta

AZAHARES

Una obra basada en Bodas de sangre, de Federico García Lorca

Con la actuación de Águeda Valenzuela, Óscar Sergio Serrano, Guadalupe Mora Reyna, Dulce Neria, Alizia León, Ana Belém López y Pedro Giunti

Adaptación de Juan Alberto Alejos        Dirección de Lisha Montaño Weaver

Función de estreno el 2 de octubre a las 20:45 hrs. en el Foro Shakespeare, Espacio Urgente 2, ubicado en calle Zamora No.7 col. Condesa (entre Veracruz y Agustín Melgar). A dos cuadras del Metro Chapultepec, Línea 1. Entrada $150.00 pesos

 

Azahares retoma la tragedia lorquiana eliminando los textos que describen costumbres de la época o la región. Centra la atención en la historia de los personajes, sus motivaciones morales o fisiológicas y el conflicto que existe entre ambas.

El montaje se estrenó en mayo del presente año en la ciudad de Puebla, donde tuvo una exitosa temporada y gran aceptación por parte del público asistente

Su estética guía al espectador por un viaje en las atmosferas clásicas del mediterráneo, en el que encontrará un mundo lleno de pasión, sexualidad, amor y muerte. Cada detalle del montaje está cuidadosamente diseñado, con la finalidad de ofrecerle al público un clásico de la literatura española, llevado a la escena de forma fresca, actual y cercana a la vida de nuestros días.

La temporada en el D.F. será del 2 de octubre al 11 de diciembre, todos los jueves a las 20:45 hrs. en el Foro Shakespeare, Espacio Urgente 2.

En la función de estreno se ofrecerá un pequeño coctel en el cual se podrá disfrutar de un diseño gastronómico inspirado en la obra dramática.

 

Azahares 4 

Elenco

El novio:                  Óscar Sergio Serrano                 La novia:                                   Alizia León

La madre:                Guadalupe Mora Reyna            La tía:                                         Ana Belém López

Leonardo:               Pedro Giunti                                  La mujer de Leonardo:       Dulce Neria

La criada:                Águeda Valenzuela

 

Sinopsis

Azahares cuenta la historia de una novia que está próxima a casarse con un joven que la ama y de buena posición social; sin embargo, ella se siente dudosa del casamiento. Esto se debe a que el recuerdo de Leonardo, su antiguo romance, la ha perturbado últimamente.

A lo largo de la obra, la presencia de Leonardo va adquiriendo fuerza, hasta que llega el momento en que La Novia decide dejarse llevar por los impulsos de la sangre y afrontar su destino.

Montaje y escenografía

En el montaje se plantean tres planos de realidad: por un lado, La criada contando la historia a un niño; por otro lado, el desarrollo de los sucesos que componen la historia central; y finalmente está el plano de la locura, en el que los personajes pierden el sentido del tiempo y se dejan guiar por sus pasiones, entrando en un universo poético y pesaroso.

La decisión de tener una escenografía rústica y sobria apuesta por dar mayor importancia a los actores y sus capacidades físicas y emotivas para plantear un mundo ficcional. En todo momento se prioriza el encuentro entre seres humanos, explotando las situaciones que hablan de temas como la pasión desenfrenada, el dolor y la muerte.

La puesta en escena fue construida a partir de la propuesta de los actores y la exploración del texto, es así que el montaje se adapta con facilidad a diversos espacios: patios de casonas coloniales, espacios alternativos y foros teatrales clásicos.

 

Justificación y propósito estético

La principal motivación que tiene esta puesta en escena es indagar en el conflicto que causan los paradigmas morales al contraponerse a los impulsos naturales. La historia escrita por Lorca nos permite encontrar personajes que se hallan en total controversia consigo mismos y con el mundo que los rodea; desde un hombre que se aleja de la mujer que ama por no quebrantar su orgullo, hasta una madre que deposita en su hijo el resentimiento que ha cargado por años, sin importar las consecuencias que esto le provoque.

Esta serie de contraposiciones permite al espectador sumergirse en un mundo ficcional lleno de pasión e intriga, en el que quizá se vea reflejado en determinados momentos. La decisión de utilizar un lenguaje más cercano al espectador, responde a la necesidad de fortalecer la acción principal y eliminar los elementos que podrían resultar lejanos o insignificantes. A lo largo de la puesta en escena se percibe un marcado ambiente femenino, con el cual se busca apoyar la sensación de soledad y pérdida que se suscita al final de la obra.

El objetivo del montaje es que el espectador se olvide por un momento de la comunicación distanciada y fría, tan característica del siglo XXI. A través de acciones simples y palabras llenas de significado, Azahares invita al espectador a desenfrenar su corazón.

Revista cultural

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *