Tove Jansson y la Finlandia de los Mumin

Por  |  0 Comentarios

mumin

Osvaldo Rocha

La primera imagen que se viene a la mente en Escandinavia y en todo el mundo al mencionar el nombre de la autora finlandesa Tove Jansson (1914-2001) es una familia de pálidas y simpáticas criaturas del bosque –mezcla de trolls e hipopótamos– concebida por ella en los años cuarenta y que alcanzó extraordinaria fama mundial a partir de los noventa: los Mumin, originalmente llamados Mumintrollen en sueco.

Hija de padre escultor y madre ilustradora pertenecientes a la comunidad finosueca, Jansson estudió arte y diseño en Helsinki, Estocolmo y París, y se casó con su compañero de estudios, el artista gráfico Tuulikki Pietilä. Luego de participar en exposiciones y pinturas murales y de trabajar como ilustradora y caricaturista para distintos medios, escribió e ilustró el primero de nueve libros sobre los Mumin durante la Segunda Guerra Mundial, publicado en 1945 por la editorial finlandesa Schildts.

En esta primera entrega, titulada Los pequeños trolls y la gran inundación, se narra la historia de Mamá Mumin y Mumin a la búsqueda de Papá Mumin. Sin embargo, la mayoría de los personajes son introducidos en los libros posteriores, cuando la familia se establece en el Valle Mumin y vive incontables aventuras. Por supuesto, parte de la inspiración de Jansson al crear esta familia venía de su propia familia, como sucedió a finales de los ochenta con Los Simpson de Matt Groening.

Situada en el lejano norte se suele olvidar que Finlandia es sueca y finlandesa a la vez. El país vivió seis siglos adherido al Reino de Suecia y la comunidad de habla sueca no se ha extinguido hasta el día de hoy, aunque representa apenas el cinco por ciento de la población. De hecho, el poeta nacional finlandés Johan Ludvig Runeberg (1804-1877) compuso el himno nacional en sueco, su lengua nativa, y luego se tradujo al finés. Lo mismo sucedió con los libros de Tove Jansson, quien ha sido traducida a más de cuarenta idiomas además del finés.

A diferencia de los Pitufos –creados en 1958 bajo el nombre de Les Schtroumpfs por el artista belga «Peyo»–, los Mumin son más amables y pacíficos, llegando a ser quizá ingenuos o aburridos para alguno, y carecen de los elementos de fantasía acostumbrados que se presentan en los Pitufos. Tal parece que «Peyo» se inspiraba más en elementos de fantasía medieval, mientras que Jansson se alimentaba del folklore escandinavo.

El diario británico Evening News publicó también una serie de tiras cómicas sobre los Mumin en los años cincuenta, pero se volvió un trabajo sencillamente inabarcable para la multifacética artista, por lo que delegó la responsabilidad a su hermano, el también ilustrador Lars Jansson. Lars continuó con este trabajo hasta 1975 y también colaboró en el último libro de ilustraciones de su hermana, publicado en 1993.

La obra de Jansson ocupa hoy un sitio central en la literatura y en la cultura finlandesa, cumpliendo un papel similar al de Astrid Lindgren en la vecina Suecia. Los libros de los Mumin son una necesidad básica en las bibliotecas de Finlandia, pero también en la televisión y todo tipo de mercancías. Podría decirse incluso que el mundo fantástico creado por la escritora e ilustradora se ubica apenas debajo del Kalevala, la antigua épica nacional compilada por Elias Lönnroth en el siglo XIX, que también ha sido adaptada, reeditada y traducida en abundancia.

Como en otros casos, los libros fueron apenas el inicio de una serie de derivaciones. Si bien los japoneses transformaron a los Mumin en dibujos animados por primera vez en 1969 y 1972, fue hasta la serie de televisión de 1990 que se volvieron un suceso mundial. Paralelamente se crearon canciones con y sin las rimas escritas por Jansson, y el compositor Ilkka Kuusisto escribió una ópera en 1974, donde la misma autora diseñó el vestuario.

El éxito de esta peculiar familia se podría deber en parte a su humor y al carácter exótico de Finlandia, pero también a su sencillez y a los valores que transmiten con sus aventuras. Más allá de una combinación de ingenuidad infantil mezclada con profundidad existencial, el respeto al otro y el cuidado de la naturaleza, la alegría del verano, la educación, la frugalidad, la melancolía, la libertad y la prudencia pueden entenderse como elementos fundamentales de la vida y la cultura finlandesas.

No es raro entonces que los finlandeses hayan adoptado a esta familia y a Jansson como parte de su identidad, tomando en cuenta además que su país logró la independencia apenas en 1917. Tampoco se conoce queja por parte de Tarja Halonen, quien fuera presidente de Finlandia hasta 2012, luego de haber sido apodada Mamá Mumin; por el contrario, Halonen promovió a los Mumin como símbolo nacional junto con su esposo llevándolos consigo en bolsos y corbatas.

Este mes Jansson estaría cumpliendo cien años, pero el mundo Mumin se sostiene por sí mismo en el gusto de niños y adultos, cultivado durante largos años en los que su creadora no se conformó con leer e ilustrar a J.R.R. Tolkien o a Lewis Carroll o contemplar el avance imparable de Disney, sino que dio vida a uno de los productos más finlandeses jamás elaborados.

Jansson amaba tanto la literatura de fantasía como el mar, tema recurrente en su literatura y en el paisaje finlandés, y por ello no es extraño que su mundo se haya materializado en 1993 en la isla de Kailo, cerca de la ciudad finlandesa de Turku, en un parque de atracciones que se llama justamente «El Mundo de los Mumin» (Muminvärlden, en sueco; Muumimaailma, en finés).

Hace falta advertir también que los Mumin no sólo siguen vigentes sino que se han mantenido en pie firme frente a las grandes corporaciones. Cuando Disney mostró interés por adquirir la marca tras el auge de los noventa, Sophia Jansson –sobrina de la autora y directora de la empresa– se negó a vender, y es que probablemente no hay nada mejor que una empresa familiar para seguir dando vida a la familia Mumin.

____________

Osvaldo Rocha es maestro en filología nórdica por la Universidad de Islandia, escritor y traductor de alemán y lenguas escandinavas. Ha colaborado en publicaciones de México como Este País, Replicante, Nexos, Armas y Letras, entre otras; así como en El Espectador (Colombia), Intemperie (Chile), Cult (Brasil), Almiar (España), Ovi (Finlandia) y otras publicaciones internacionales.

Revista cultural

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *