Una nueva historia de un antiguo gobernante

Por  |  0 Comentarios

web--codice-colombiano

Manuel Álvaro Hermann Lejarazu, Códice Colombino: Una nueva historia de un antiguo gobernante,

México, Instituto Nacional de Antropología e Historia

2011, 158 pp., Il., fotos, 22 cm + facsímil del códice

Marlén Donají Palma

El estudio de este códice pone al alcance de todos los interesados un análisis completo del único manuscrito prehispánico que se conserva en México, resguardado en la biblioteca del Museo Nacional de Antropología e Historia. La obra se divide en seis capítulos. Las dos primeras partes son introductorias para todos aquellos neófitos en los códices mixtecos y en la cultura de la región. El tercer apartado aborda los nuevos descubrimientos sobre los avatares del códice. En la cuarta sección se hace una revisión historiográfica de todas las obras que de alguna manera han hecho una interpretación del contenido de este manuscrito. En la quinta se expone el método y el enfoque usado para el análisis, se habla sobre los aspectos físicos del códice y se hace un comentario sobre los materiales usados en su fabricación. Finalmente, se hace una nueva lectura de las 24 láminas que componen el códice.

El objetivo principal de esta obra, en palabras del autor, es «mostrar una nueva interpretación del manuscrito que nos lleve a entender aún mejor los contenidos y temas que conforman al Códice Colombino y revalorar el papel del señor 8 Venado Garra de Jaguar» (pág. 22). Este personaje ha sido recurrente en los estudios de la Mixteca, ya que prácticamente todos los documentos precolombinos de la región abordan aspectos de su biografía, considerándolo como el gobernante más importante de esta zona por unificar a varios señoríos bajo su poder.

La metodología que este autor maneja es interdisciplinaria, lo que le permite presentar una nueva visión sobre un documento que parecía demasiado estudiado. No sólo se basa en un trabajo con fuentes primarias en varios archivos, sino que también conjunta un trabajo de campo para conocer la zona y también se basa en algo de historia oral, la cual se pudo rastrear en los expedientes de los repositorios nacionales e internacionales.

Uno de los descubrimientos más importantes de este autor es todo lo que el documento tuvo que pasar desde el momento en que salió de la comunidad donde se cree que se elaboró hasta que fue comprado por la llamada Junta Colombina de México. Esta Junta fue la encargada de conseguir documentos y objetos referentes a las culturas prehispánicas para presentarlos en la exposición Histórico-Americana de Madrid para la conmemoración del cuarto centenario del Descubrimiento de América. Por esta razón, la Junta compró el códice a uno de tantos coleccionistas de las llamadas «curiosidades mexicanas» por cuatro mil pesos, junto con otros objetos de su vasto acervo, que comprendía más de tres mil piezas, entre piezas arqueológicas y documentos.

Debido al nombre de esa junta, el códice se conoce como Colombino, sin tener nada que ver su título con el pueblo por el que pudo ser creado. Desde el inicio, llamó la atención por sus figuras y se consideró que era de origen náhuatl; Alfredo Chavero fue el único que hizo mención de una posible filiación mixteca ‒aunque fue ignorado por todos, y no fue sino hasta Alfonso Caso que se concibió un nuevo corpus de códices de la región mixteca, con sus características y particularidades.

Un aspecto que no deja de hacer ruido a la mayoría de los investigadores es la separación entre este códice y el llamado Becker 1, que es un segmento intermedio del Colombino. No se sabe a ciencia cierta en qué momento el documento fue segmentado, pero incluso Francisco del Paso y Troncoso, en su descripción del manuscrito, hace mención de esta división y de cómo hay una parte que no encaja con los patrones de costura y unión de los pedazos de piel observables en el resto del material. Esta nueva edición facsimilar exhibe los dos segmentos divididos, pero al mismo tiempo permite que uno pueda seguir la narración sin necesidad de recurrir a otro lugar para encontrar la parte faltante.

Este nuevo análisis del códice llena un hueco dentro de los estudios de documentos prehispánicos al mostrar una nueva metodología que no es sólo histórica, sino que abarca varias disciplinas que pueden ayudar a dar una visión más completa de una serie de testimonios de lo que era la vida en Mesoamérica antes de la llegada de los españoles.

La falta de una escuela teórica sobre la lectura de los códices hace que muchas veces cualquiera se crea con la capacidad de leerlos; sin embargo, son trabajos como éstos, que muestran las dificultades a las que se enfrentan los especialistas en interpretación de manuscritos precoloniales, los que ponen de relieve que no sólo se debe ver el documento como fuente primaria, sino que al mismo tiempo debe analizarse cuál ha sido su devenir y la forma en la que fue estudiado por otros.

Este trabajo no sólo da una nueva versión de la historia narrada en el códice, sino que también pone al alcance de todos el facsimilar de un documento que no es muy conocido y que muestra la riqueza de las culturas que existían antes de la llegada de los españoles.

Hace falta una pequeña nota final. Los lectores se encontrarán con una obra muy completa que en algunas partes puede llegar a ser compleja si no se cuenta con cierto conocimiento de autores y teorías. Más que estar dirigido a todo público, está dirigido a todos los investigadores, estudiantes e interesados en el tema que quieran complementar sus conocimientos con uno de los más ricos códices del corpus conocido.

Por todo lo anterior, considero que este libro no debe faltar en las bibliotecas de todos los interesados en ahondar en el conocimiento de la historia de una región que comienza a ser estudiada de manera constante por cada vez más investigadores.

_______________

Marlén Donají Palma Silva (Oaxaca, 1988) se graduó de la carrera de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (o al menos eso es lo que la gente cuenta). Tiene un artículo conjunto en el libro La independencia en las provincias de México sobre el Sitio de Huajuapan de 1812. Se está especializando en la lectura y análisis de los códices coloniales y prehispánicos de la zona de Oaxaca y quiere abordar los aspectos de identidad y alteridad entre zapotecos y mixtecos de los valles centrales del mismo estado.

Revista cultural

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *