«Soy cultural». Entrevista con Jaime Márquez Diez-Canedo

Por  |  0 Comentarios

fotoprincipal_jm

 

Arturo González Canseco

 

Fotografías de José Luis Amador

 

En las últimas semanas mi espacio favorito de la ciudad es el ubicado en el número 1500 de Avenida Revolución. He asistido a los estrenos teatrales que el Helénico ha ofrecido y en sus acogedores espacios me he encontrado con gente linda e interesante. Mi gusto por el quehacer escénico se ha incrementado, y de ahí una de las motivaciones para tener este encuentro con Jaime Márquez, nombrado hace unos meses, por el actual gobierno federal, director de este espacio.

¿Qué sabemos de nuestros funcionarios? Para gran parte de la población, se trata de nombres acartonados cuya presencia sólo engrosa el sistema burocrático que tiene a este país, aún en estos días, intentando resolver los problemas que vienen desde hace décadas. El primer paso para generar y exigir resultados es, me parece, conocer a quienes están detrás de las decisiones. Tenerlos bien ubicados.

*

 

Avenida Insurgentes, sin complicaciones. Son alrededor de las 10: 30 de la mañana y el tránsito fluye como en una película de Baz Luhrmann. En la estación del Metrobús Altavista giro a la derecha, me incorporo a Revolución y a unos cuantos metros encuentro el Helénico. Busco en dónde estacionarme… Primera llamada, primera.

Ya en la oficina de Jaime Márquez todos nos alistamos. Entrevistado y entrevistador, fotógrafo y encargado de relaciones públicas. Jaime es bastante amable y de un trato en verdad agradable. A un segundo de presionar el botón «rec» suena una alarma. «Puta, está temblando», pensé. «Simulacro», dijo Daniel… Segunda llamada, segunda.

Alrededor de 25 personas en uno de los espacios abiertos esperamos a que los oficiales nos indiquen el momento de regresar a las oficinas. Secretarias y algunos jóvenes. Un chavo muy animado, quizá actor, preparando el próximo estreno de la temporada. Hay un ambiente artístico y reconfortante en este lugar. Es casi como un oasis dentro de la vorágine citadina. Aprovechamos para acercarnos a la Capilla y hacer algunas fotos. Hermosa construcción de estilo gótico que fue transportada piedra por piedra desde Ávila, España. El simulacro ha terminado y podemos volver… Tercera llamada, tercera. Comenzamos.

foto1_jm

A casi seis meses de que fuiste nombrado, ¿cuál es tu balance en el cargo de director del Centro Cultural Helénico?

En primer lugar, es un gran gusto estar aquí, es un espacio que está muy bien posicionado dentro de la escena teatral en México y he tenido gratas sorpresas. Es un lugar al que viene mucha gente. Yo, que he estado en la cultura, desde luego que conocía el Helénico; de hecho, soy músico de profesión y mi primer concierto como profesional, después de haber estudiado en España muchos años, fue aquí. En el 85. En estos meses he visto que las compañías quieren estar aquí. El Helénico es un muestrario muy claro de lo que está sucediendo en el teatro en nuestro país. Se presentan desde los jóvenes jóvenes, en el ciclo «Ópera Prima», hasta los consagrados. Obras de todo tipo: infantiles, juveniles, obras con un contenido social importante y otras simplemente divertidas. Hay una oferta amplia para que gente de todo tipo venga y disfrute.

Con referencia a esta oferta plural e incluyente, me gustaría saber cuál es la dinámica del Helénico. ¿Tú decides qué se exhibe y qué no? ¿Tienes un equipo?…

Hay varias maneras, pero, fundamentalmente, se hace una convocatoria, se nombra un jurado y se hace la deliberación. La convocatoria es anual, y la del 2014, por ejemplo, se acaba de cerrar el 31 de mayo. Llegaron 209 propuestas. Teatro de todo tipo, incluyendo óperas de cámara, cuyo rubro se abrió por primera vez este año. Estamos acostumbrados a las grandes producciones operísticas –puccinis, verdis, etcétera–,  pero la ópera de cámara es un género precioso y realmente no tiene ningún espacio en el país. También recibimos propuestas de ópera para niños. Con todo esto buscamos enriquecer la cultura de la gente que visita el Helénico.

 

¿Qué personas visitan este centro cultural?

El Helénico es un lugar también privilegiado en cuanto a su ubicación. Estamos sobre Revolución, tenemos Insurgentes. Estamos muy bien comunicados. A propósito de esto, hemos hecho una serie de encuestas para ver de dónde viene el público. Lo lógico era pensar que viene la gente de San Ángel, Coyoacán, Roma, Condesa, pero nos hemos llevado la grandísima sorpresa de que nos visitan de todas partes de la ciudad: Satélite, Las Lomas, Iztapalapa. ¡Incluso del interior de la república! Gente que específicamente viene de vacaciones para ver teatro en el Centro Helénico.

foto2_jm

 

A muchas personas les podría causar cierta confusión que un músico esté al frente de un lugar de teatro. ¿Cómo llegas al cargo?

Yo soy un gestor cultural. Sí soy músico pero he estado metido en la organización de eventos culturales desde hace tiempo. Fui el segundo director de programación del Centro Nacional de las Artes, y no solamente programaba música. También he sido agregado cultural de México en Miami. Ahí yo estaba encargado de una galería y lo que organizaba eran exposiciones, presentaciones de libros, ciclos de cine y, por supuesto, conciertos. Aquí tenemos la intención de utilizar la Capilla, que es un espacio único en México y Latinoamérica, para organizar conciertos, lecturas dramatizadas, audiciones. Estuve también, durante cuatro años, en la organización del Festival Internacional Cervantino. Música, danza, teatro. Entonces, sí podría verse raro que como músico esté aquí, pero siempre he estado muy sumergido en esto de los eventos culturales de todo tipo.

¿Cuál es la importancia de ver y hacer teatro?

El teatro es como leer un libro, enriquece la vida. En el teatro se representan momentos de la vida de todo tipo, y toca de una manera muy especial las fibras de quien observa. Es también un reflejo de lo que está pasando. Tal o cual obra tiene su profundidad o no profundidad, hay obras de las que salimos compungidos y conmovidos, de otras sales divertido, en fin. El teatro es una parte importante del enriquecimiento humano.

Uno de los objetivos de todo espacio cultural es atraer más público. Al respecto, ¿qué acciones has emprendido?

Tenemos un cuadernillo que funciona muy bien. Se llama El Espectador Helénico, y hemos aumentado el tiraje para que la gente esté más enterada de lo que aquí sucede. Ha resultado muy bien. Tenemos desde público mayor hasta jóvenes y niños con sus papás. La verdad es que en el Centro Cultural Helénico no hay un mal día. No viene más gente el viernes o el sábado que un lunes o un martes. Esto habla de un posicionamiento ya natural del Centro Helénico y de que la propuesta que se tiene es buena.

El mismo domingo de la final del futbol mexicano, fue el estreno de La Noche de San Juan, casi a la misma hora. Yo estuve aquí y el Foro La Gruta estaba lleno…

Sí, la verdad, es de las cosas que más me han sorprendido. En todos los lugares en donde he estado siempre me había pasado: «… pero es lunes, es martes, a ver cómo hacemos para que venga gente…». En el Cervantino, en el Cenart. Aquí eso no sucede. Cuando tuvimos El diario de un loco con Mario Iván Martínez, los lunes eran llenos absolutos. Los martes con Más pequeños que el Guggenheim, también. Es muy curioso pero eso de falta de público no sucede aquí.

 

foto3_jm

 

Dentro del marco del gobierno federal, ¿cuál es la posición que se tiene respecto a las políticas culturales?

Nosotros tenemos el apoyo, somos parte del Conaculta. En las pláticas y en todo lo que he planteado a las altas autoridades he recibido un gran apoyo. Lo único que puedo es estar agradecido por este apoyo total y absoluto.

¿Eres priista?

Soy cultural. No es un problema de partido. Yo creo en la cultura y en su difusión. Creo profundamente en el libre albedrío de los artistas. El arte es la expresión pura de lo que es el ser humano y la gente tiene el derecho a expresarse independientemente del partido que tenga, o la ideología, o la raza, o la condición social.

¿Qué proyectos tienes para el Helénico en el corto, mediano, largo plazo?

Tenemos el gran gusto de que vamos a presentar la ópera Pigmalión a finales de septiembre. Es una obra barroca del compositor francés Jean-Philippe Rameau. Estoy seguro de que va a ser muy bonito y es de las cosas que son muy difíciles de encontrar en nuestro país. ¿Dónde se presenta una ópera barroca?… Por otra parte, en estos días empezamos el ciclo «Herencia de los grandes creadores del siglo XX», serie de videos que exhibimos en colaboración con el CITRU, Centro de Investigaciones Teatrales Rodolfo Usigli, del INBA. Se proyecta y además se ofrece una conferencia a cargo de distintos especialistas. A final de año también tendremos un encuentro internacional de clown. Una revaloración del arte circense.

¿Qué le dirías a la gente para invitarla a ver teatro? A todos quienes no lo tienen como una actividad cotidiana, algo que sí sucede con el cine, por ejemplo.

Creo que es como empezar a leer. Bueno, no, creo que empezar a leer es más complicado. Que la gente lea es más difícil. Como en todo, hay prejuicios que eventualmente pueden hacer que la gente no asista al teatro. En ese sentido de nuevos públicos nosotros somos un mal ejemplo porque tenemos muy buenos números. En último término, como te decía, yo creo profundamente en el libre albedrío y que cada quien decida lo que quiera me parece muy bien. Pero ir al teatro es una forma de ver nuevas realidades. Que vengan. Que disfruten. Algunas obras les gustarán más, otras menos. A algunas personas les encantará, otras dirán «yo no puedo con esto», y está bien. Todos tenemos formas distintas de ver la vida y el teatro es una manera de acercarse a esos otros puntos de vista. Hay que probarlo. Todo hay que probarlo.

foto4_jm

 

 

 

_______________

Arturo González Canseco (ciudad de México, 1985) realizó estudios de Comunicación Social por la UAM Xochimilco y de Letras Hispánicas por la UNAM (FFyL). Periodista digital con inclinación hacia los libros, el cine y el teatro. Trabaja de tiempo completo en Playboy México y es miembro del consejo editorial de Cuadrivio.

Revista cultural

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *