A propósito del caso MVS-Aristegui. Nuestra postura

Por  |  1 Comentario

 

A nuestros lectores:

 

Como consecuencia del reciente hecho de interés público que confrontó a la periodista Carmen Aristegui y su grupo de investigación con la empresa MVS Radio; con base en la información expuesta por los defensores de las audiencias de MVS Noticias (Gabriel Sosa Plata), Radio Educación (Beatriz Solís Laree), Canal 22 (Francisco Prieto), Once TV (Felipe López Veneroni) y el Instituto Mexicano de la Radio (Adriana Solórzano); y dada nuestra condición de medio de comunicación independiente, en Cuadrivio deseamos expresar nuestra postura ante lo sucedido:

1. Dado el supuesto uso ilegal de la marca MVS por parte de Carmen Aristegui y su equipo de trabajo, y el establecimiento de alianzas estratégicas sin la autorización de la empresa en la plataforma Mexicoleaks, creemos que el despido de los periodistas representa una acción desmedida por parte del medio de comunicación. En este sentido, y aunque parezca ya demasiado tarde, nos sumamos a la propuesta del ombudsman de MVS Noticias de establecer un diálogo que intente resolver las diferencias entre ambas partes

2. Una muestra más de lo que parece ser una reacción desmedida ante el supuesto uso ilegal de la marca MVS son los «Lineamientos aplicables a la relación entre Noticias MVS y sus conductores de sus emisiones informativas» (http://es.scribd.com/doc/258644336/Lineamientos-Noticias-MVS) que desde el 16 de marzo dicha empresa ha impuesto a todos sus periodistas. Si bien es cierto que cada compañía informativa tiene el derecho de establecer sus condiciones laborales, es evidente que estas nuevas directrices podrían mermar la libertad informativa con la que usualmente se había trabajado y que estaba asentada en el contrato de Carmen Aristegui.

3. Si bien se trata de una disputa entre particulares, el caso también es de interés público debido a que el medio de comunicación en cuestión opera con una concesión del estado y el diferendo involucra la libertad de expresión y el derecho de las audiencias. Partiendo de estos hechos, pedimos que el concesionario MVS escuche y dé respuesta a las demandas de la audiencia que han sido canalizadas a través de Gabriel Sosa Plata.

4. Sin afirmar que el despido de Carmen Aristegui y sus colaboradores constituya un ejemplo tácito de censura, rechazamos categóricamente cualquier intento de coartar la libertad de expresión de los individuos o los periodistas y el derecho a saber por parte de las audiencias.

Creemos que el periodismo de Carmen Aristegui y su equipo de trabajo –al igual que el de otros periodistas en nuestro país– es un ejemplo de la perseverancia y crítica, elementos necesarios en cualquier estado que se autodenomine democrático. Respetamos las diferencias que pudieran surgir de cuestiones laborales, pero ante un caso de interés público como éste, exigimos que haya claridad y transparencia en el actuar de todos los involucrados. Estamos seguros de que si existe algo ingobernable en las sociedades eso es la opinión pública, así que motivados por esta idea continuaremos –sin obviar la tensión que este acontecimiento suscita– con nuestro ejercicio de libre expresión, pero atentos a cualquier evento que pudiera limitar la nuestra o la de cualquier espacio de comunicación.

Finalmente, hacemos eco del posicionamiento de los defensores de las audiencias mencionado (https://www.youtube.com/watch?v=9L0qvRMqG_E&feature=share) e invitamos a nuestros lectores a estar informados sobre los acontecimientos que en adelante se susciten con respecto al tema.  

 

Equipo editorial de Cuadrivio.

Revista cultural

1 comentario

  1. Pingback: El presidente no tiene quien le aplauda: crónica de un gobierno atrincherado | Cuadrivio Semanal

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *