¿Se acerca el final del correo electrónico?

Por  |  1 Comentario

Escríbeme un correo antes de que sea demasiado tarde

9d01de84e6c3ce361c8d928eef4df789

Blanca A. Vargas Govea

Usar correo electrónico es anticuado. Al escuchar esas palabras, me imaginé a mí misma con el cabello completamente blanco, recogido en un chongo, usando lentes y un chal. Estoy consciente de que envejecer es algo natural, pero aún falta tiempo para que piense en tener esa imagen.

Utilizo el correo electrónico como medio de comunicación de rutina. He enviado y recibido tesis, artículos, facturas, documentos importantes, noticias, publicidad y todo lo que la capacidad de mi buzón ha permitido. Nunca se me había ocurrido pensar que el correo electrónico pudiera llegar a ser obsoleto.

Desde ese día empecé a observar con más atención los hábitos de comunicación propios y ajenos. Mi principal medio de comunicación es el correo electrónico. Pero cuando necesito compartir documentos con más de una persona o cuando los documentos son muchos, de diversa índole y pesados entonces utilizo alguna aplicación para compartir archivos. Sin embargo, este reemplazo no significa que deje de usar el correo.

Durante muchos años utilicé los chats más populares, pero minimicé su uso cuando estuve escribiendo la última tesis. En un chat, la atención a un mensaje es inmediata y en esos momentos no siempre podía contestar los mensajes al momento de recibirlos. La respuesta inmediata para mí no era algo gratificante en esos momentos. Después de terminar la tesis ya no regresé al hábito de emplear ese tipo de herramientas, ahora uso el chat de forma esporádica. Utilizo redes sociales, a veces escribo mensajes en el muro de Facebook y ocasionalmente por Twitter. Estos mensajes tampoco requieren respuesta inmediata así que su uso, en mi caso, obedece más a una comunicación informal y más orientada a la diversión.

Hasta el momento no había encontrado motivos para asociar el adjetivo anticuado al empleo del correo electrónico, pero eso era desde mi perspectiva, tenía que ver la de otros.

Al observar a las personas con quienes convivo frecuentemente, me encontré con dos grupos principales: estudiantes universitarios y profesionistas activos. Y es aquí en donde aparecieron las diferencias que buscaba. Los estudiantes universitarios sin experiencia laboral es el grupo que calificó de obsoleto el correo electrónico. El otro grupo, el de los profesionistas activos, independientemente de la edad, consideró el correo electrónico como el medio de comunicación que usan con mayor frecuencia.

Sí, la opinión tiene mucho que ver con la edad. Los estudiantes universitarios actuales han crecido en el mundo de la saturación de información, en el mundo en el cual se busca la gratificación inmediata, la respuesta al instante sin formalismos ni condiciones. Esos no son atributos de un correo electrónico. El simple hecho de tener que pensar en un «asunto», decidir si vas a enviar copia, a quién se la enviarás, si será oculta o no y además tener que redactar el contenido, requiere de un tiempo que los miembros de este sector no están dispuestos a invertir. Para sus necesidades de información están las redes sociales y el chat. Lo que observé es que cuando su estatus de estudiantes termina y se introducen al gremio laboral, la situación cambia. Ahí es cuando el correo electrónico empieza a ser uno de sus medios de comunicación regular.

Confirmé estas observaciones empíricas en un estudio reciente (Radicati, 2014) que reporta los siguientes datos:

-A nivel mundial, el número de cuentas de correo continúa en crecimiento. Se calcula que de 4.1 billones de cuentas en 2014, el número incremente hasta 5.2 billones a fines del año 2018.

-El correo electrónico permanecerá como la forma más generalizada de comunicación en el mundo de los negocios, así como el medio más ubicuo encima de las redes sociales, mensajeros instantáneos y móviles.

-En este año, la mayor parte del tráfico de correo electrónico se genera en el mundo de los negocios con más de 108.7 billones de correos enviados y recibidos al día. En ese sector el correo electrónico es el principal medio de comunicación. Para el año 2018 se estima que el número de correos enviados y recibidos al día crecerá a 139.4 billones.

-Fuera del mundo de los negocios ocurre lo contrario –¡sí! eso es lo que observé. Aunque existe crecimiento en cuentas, los usuarios están eligiendo las redes sociales, mensajería instantánea-móvil y mensajes de texto.

De acuerdo con las tendencias mostradas en el informe, al menos en el ámbito laboral, todo indica que el correo electrónico no está amenazado con la extinción.

El surgimiento de otros medios ha diversificado las opciones de transferencia de información por lo que, para ciertas tareas, el correo electrónico sí ha sido reemplazado. Lejos están aquellos días en que los archivos pesados no podían ser enviados por correo electrónico debido a falta de capacidad.

Lo que es irrefutable es que el correo electrónico no es el medio de comunicación común del sector más joven. Este hecho automáticamente convierte a los que no somos estudiantes universitarios y menores en seres antediluvianos. Así, la próxima vez que alguien te pregunte: ¿aún usas correo electrónico? No te sientas arcaico, más bien, puedes estar seguro de que tienes frente a ti a alguien que aún no trabaja, es estudiante universitario, es menor o igual a 23 años o alguna combinación de esas características.

Referencias

Radicati, 2014, he Radicadicati Group Inc. A Technology Market Research Firm.  Email Statistics Report, 2014-2018, documento PDF, obtenido de http://bit.ly/1p8vdiL, consultado el 21 de Mayo de 2014.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/65208261@N00/391609724/idogcow via http://compfight.com Licencia: https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/

 

 

 

_______________

Blanca Alicia Vargas Govea. De formación académica, le gustan las aplicaciones a la vida real. En épocas medievales hizo cosas sobre aprendizaje automático para robots móviles. Consumidora ávida de información y buscadora incesante. Actualmente es profesora en el ITESM Campus Cuernavaca y consultora en temas de aprendizaje automático y análisis de datos.

Correo: blanca.vg@gmail.com

Sitio web: http://blancavg.com

Revista cultural

1 comentario

  1. Ramses Lozano

    30 Mayo, 2014 at 19:54

    Totalmente de acuerdo, aunque mientras estudiaba sí usaba el correo electrónico, hasta tengo folders de mis materias jaja.
    La cosa es que los estudiantes no tienen la necesidad de formalidades como en el ámbito laboral y así como pueden estar “chateando” con el amigo, pueden estar compartiendo algún documento casi de forma simultánea. Por otro lado, en el mundo laboral, creo que muchos usarían medios como Facebook para compartir borradores, documentos poco formales etc. con los compañeros de trabajo si el firewall lo permitiera, pero si así fuera entonces una gran cantidad de personas trabajaría 5 de las 8 horas que pasa en el trabajo… por esa y otras razones, en el mundo laboral estamos “restringidos” al correo electrónico y en consecuencia garantizando su existencia por un buen periodo de tiempo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *