La naturaleza desfila

Por  |  0 Comentarios

Everness

 

Andrés-Miguel Blumenbach

 

Hoy he observado caminar a las hormigas.

Una migaja, un miligramo que apura su andar con la cabeza perdida,

una incontable fila de belleza tan distante que recuerda a los humanos,

su lasitud, el éxtasis de verse con los otros (que eres tú),

el resplandor del sol sobre la hogaza,

el aroma de una sala perfumada a sándalo, la imagen de París que nunca acaba

y la promesa de encontrar un verso en cierto libro no ordenado.

He cavilado que es falso que observemos el final de nuestra vida

(las promesas, el trabajo, la familia),

pues el cielo es displicente con su niebla en primavera,

el pedregal mojado entre rutinas que adivinan un propósito por día.

Hacia el final del laberinto de las causas nos espera un hecho más, es cierto,

de donde es fácil deducir la certidumbre como la de un fruto que veremos en la tarde,

sin saber la procedencia o el atino de su tierra, sus raíces negras de cansancio

y de esperanza que se observa en el porvenir.

De los caminos quedan esas huellas que trazamos con sus accidentes

(la forma, la consecución, etc.) y que estarán presentes sin ser creados,

tal como las hormigas tan perfectas que embellecen un pedacito de mi suelo y que después olvidaré para leer a Dante, a Chesterton o Johnson.

Esto debes hacer: mirar que cada forma ilimitada es tu reflejo

y olvidar que no lo olvidas,

salir a la calle, caminar entre jardines y observar que el bien es cada cosa en cada orden,

cada cultura y pesadilla que terminan siendo todo, un ser libre de forma, ilimitado.

Recuerdo esas palabras del romano Séneca (¿dónde está él ahora?): a un hombre bueno

ningún mal puede sucederle: no se mezclan los contrarios.

 

 

Mayo de 2014

 

 

________________

Andrés-Miguel Blumenbach (Ciudad de México, 1988) es estudiante de filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha colaborado en las revistas Punto de Partida, de la UNAM; La hoja de arena; Bonsái; Ágora: papeles de arte gramáticoÁgora, del Colegio de México; Los poetas del cinco. Sus versos aparecen en el Poemario de la revista Opción, editada por el ITAM. Pertenece a la Asociación de Textos y Cursos Clásicos (ACTC por sus siglas en inglés) con sede en Moraga, California. Actualmente prepara la publicación de Encuentro de dos mares, libro variopinto de poesía. Es integrante de Baraka, ensamble de música árabe. Amante del café, el arte islámico y los hábitos ligeros, escribe por el inevitable placer de descifrar la melodía y el ritmo, en la letra.

Revista cultural

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *