Je suis María: Amenazas a la libertad de expresión en México

Por  |  0 Comentarios

 d30eed12eb31ec56c2225473387f459e

Héctor E. Herrera Capetillo

 

† En memoria de las y los periodistas y activistas mexicanos asesinados en el ejercicio de su profesión

 

La mañana del 15 de octubre de 2014, la doctora y ciberactivista María del Rosario Fuentes Rubio fue secuestrada cuando salía de su trabajo en la clínica «Tierra Santa» en Reynosa, Tamaulipas. Al día siguiente, aparecieron mensajes en su cuenta de Twitter, @Miut3, en los que pedía perdón y exhortaba a sus seguidores a no cometer los mismos errores que ella, al poco tiempo, podía leerse en un último tweet un llamado a otros activistas para cerrar sus cuentas y no arriesgar a sus familiares, el texto concluía con una foto adjunta de su cadáver. [1] Ante el miedo, la familia de María abandonó el país un día después de denunciar su asesinato.

María, bajo el seudónimo de Felina, colaboraba con Valor de Tamaulipas, un sitio web de alertas ciudadanas que difunde información sobre la violencia y actividades del crimen organizado en ese estado, alentando a las víctimas a denunciar los crímenes a la policía. [2] No era la primera vez que el portal había sido golpeado, así en febrero de 2013, un cártel de drogas sin identificar, distribuyó volantes en los que ofrecía $600 mil pesos mexicanos a cambio de información que facilitara el paradero de los administradores del sitio. [3]

Aterradoramente la historia de María del Rosario no es única en Tamaulipas, tres años antes, el cuerpo de otra María, la periodista María Elizabeth Macías Castro, jefa de redacción del periódico Primera Hora con sede en la ciudad de Nuevo Laredo, apareció decapitado un día después de su desaparición, el 24 de septiembre de 2011. Al lado de su cadáver podía leerse un mensaje firmado por Los Zetas [4] en el que se atribuía su muerte a los reportes que subía a las redes sociales sobre las actividades del crimen organizado en su ciudad. [5]

María Elizabeth participaba bajo la cuenta @NenaDLaredo en el sitio web Nuevo Laredo en vivo como moderadora de foros de denuncia ciudadana. En la misma sintonía, y tan sólo dos semanas antes de este crimen, los cuerpos de dos personas fueron colgados en un puente de esa ciudad tamaulipeca con un mensaje que advertía sobre las consecuencias de denunciar las actividades del crimen organizado en las redes sociales. [6]

Aunque en teoría la libertad de expresión está protegida por las leyes en el país, en la práctica existe una autocensura basada en el miedo, producto de las amenazas que provienen del crimen organizado o desde las altas esferas del poder político. Un informe publicado por la organización Artículo 19 documentaba un total de 330 agresiones durante 2013 contra periodistas, trabajadores de prensa e instalaciones de medios de comunicación en México; en otras palabras, se agredía a un periodista en el país cada 26.5 horas, lo que representaba un incremento de 59% en agresiones documentadas (123 casos más) frente a 2012. [7]

De esas agresiones contra trabajadores de medios, el 85% fue contra reporteros y periodistas audiovisuales, el 10% contra directivos y el 5% restante contra columnistas, caricaturistas y otros empleados. Más del 80% de ellas fueron ataques contra hombres y el 19.5% contra mujeres. La mayoría de las agresiones provenían de funcionarios públicos (59%) frente al 6.7% del crimen organizado, sin embargo, este último era responsable del 75% de los asesinatos a periodistas. [8]

El Distrito Federal fue la entidad con mayor número de casos registrados en 2013 (26), principalmente agresiones y detenciones contra periodistas que cubrían protestas en las calles; seguido de estados como Veracruz (19), Oaxaca (18), Chihuahua (14) y Tamaulipas (9). [9]

En 2014, la Procuraduría General de la República reconocía 102 homicidios registrados de periodistas en México entre el año 2000 y abril de 2014. De ellos, en el sexenio de Vicente Fox se contabilizaron 21 casos, en el gobierno de Felipe Calderón la cifra se disparó a 71, y desde la toma de posesión de Enrique Peña Nieto y hasta junio de 2014 se registraban 10 casos. [10] Los homicidios y desapariciones de periodistas se han extendido por todo el país, registrándose en 23 de las 32 entidades federativas, aunque el 60% de ellos se concentraba en cinco estados: Chihuahua, Veracruz, Tamaulipas, Guerrero y Sinaloa. [11]

El Comité para la Protección de Periodistas estima que entre 2010 y 2013 habían sido asesinados 31 periodistas y trabajadores de medios de comunicación en el país (una tercera parte de ellos en Veracruz), principalmente en ataques llevados a cabo por el crimen organizado, y que de los 73 casos de reporteros, fotógrafos y otros trabajadores de medios asesinados que registra desde 1992, el 88% permanece en la impunidad, frente al 8% de los casos en el que se ha logrado esclarecer los crímenes y procesar a los culpables. [12]

Entre esos casos sobresale el del matrimonio de periodistas, María Elvira Hernández Galeana editora del periódico Nueva Línea en Guerrero [13] y Juan Francisco Rodríguez Ríos corresponsal de El Sol de Acapulco y delegado del Sindicato Nacional de Redactores de Prensa, asesinados a balazos el 28 de junio de 2010 por dos individuos que entraron al café Internet de su propiedad, el crimen ocurrió frente a los ojos de su hijo mayor de tan sólo 17 años, [14] los supuestos asaltantes no se llevaron nada.

El año 2014 concluyó con un informe de Reporteros sin Fronteras en el que contabiliza 66 periodistas asesinados a causa de su labor periodística en todo el mundo, con 3 casos México aparece empatado con Afganistán y Filipinas como el sexto país con más homicidios de periodistas, tan sólo por detrás de países que están inmersos en conflictos armados (Siria, 15; Palestina, 7; Ucrania, 6; Libia e Irak con 4 cada uno). [15]

México empeoró frente a 2012, cuando se registraron dos casos con lo cual ocupaba el lugar número 11; sumado a ello, en 2014 se ubicó como el quinto país por número de secuestros a periodistas, con 3 casos. [16] La Campaña Emblema de Prensa, también posicionó a México como el sexto país por número de homicidios a periodistas en 2014, sin embargo, contabilizaba un número mayor: 8 casos. [17]

A penas han transcurrido unos cuantos días del 2015 y la desaparición del periodista José Moisés Sánchez Cerezo, editor y dueño del periódico comunitario y del blog La Unión, nos ha regresado a la realidad. La noche del 02 de enero cuatro vehículos con hombres armados llegaron a su casa y se lo llevaron junto con su computadora portátil, su cámara y celular, [18] sin que hasta la fecha se sepa algo de él. El procurador de Veracruz ha declarado que la principal línea de investigación del caso se centra en las diferencias que el reportero tenía con el alcalde de su municipio, Medellín de Bravo, Omar Cruz Reyes. [19]

En 2012, la organización Artículo 19 señalaba a Veracruz como el estado donde existía mayor riesgo para el ejercicio del periodismo, pues ese año, entre el 28 de abril y el 14 de junio fueron asesinados cinco periodistas. [20]  El informe «La situación de la libertad de prensa en México» publicado en 2013 por la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias y el Instituto Internacional de Prensa, consideraba a Veracruz uno de los lugares más peligrosos del mundo para los periodistas. [21]

Desde el año 2000 a la fecha han sido asesinados 15 periodistas en Veracruz, 10 de ellos durante el gobierno de Javier Duarte, [22]  contradictoriamente, en octubre pasado, el gobernador veracruzano declaraba con cierta burla que «antes se hablaba de balaceras y asesinatos, de participación de la delincuencia organizada, y hoy hablamos de robos a negocios, de que se robaron un Frutsi y dos Pingüinos en el Oxxo».[23]  Fue el mismo Duarte, quien después del secuestro de Moisés Sánchez, intentó minimizar el hecho al decir que no se trataba de un periodista, si no de un conductor de taxi, un activista vecinal. [24]

El 23 de febrero de 2014, miles de periodistas en México salieron a manifestarse en una veintena de ciudades en 13 estados [25] unidos bajo el lema: «Prensa, no disparen», un lema que hoy debería resurgir para romper el silencio frente al tema.

El reciente ataque terrorista al semanario francés Charlie Hebdo ocurrido el 07 de enero y que le costó la vida a 12 personas es hoy visto en todo el mundo, incluido México, como la más grande amenaza a la libertad de expresión, y aunque es completamente condenable la atrocidad de tal crimen, en nuestro país no necesitamos buscar ejemplos externos para empezar a actuar, lo que ocurre al interior nos muestra un problema que se agudiza año con año, cada vez con mayor crueldad e impunidad, sin respuesta de las autoridades.

Al grito de Je suis Charlie debería sumarse en México el Je suis María, je suis… todas las víctimas del periodismo en un país donde un micrófono, una cámara y una pluma son las mejores armas que tenemos para denunciar al crimen organizado, la corrupción y la impunidad.

 

NOTAS

[1] Reporteros sin Fronteras, «México. Asesinan a la internauta María del Rosario Fuentes Rubio en Tamaulipas», 23 de octubre de 2014, http://www.rsf-es.org/news/mexico-asesinan-a-la-internauta-maria-del-rosario-fuentes-rubio-en-tamaulipas/

[2] UNESCO, «La Directora General denuncia el asesinato de la tuitera mexicana María del Rosario Fuentes Rubio», 27 de octubre de 2014, http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/director_general_denounces_killing_of_citizen_journalist_maria_de_rosario_fuentes_rubio_in_mexico/#.VLhhY6hOXTo

[3] Global Voices, «Periodista ciudadana secuestrada y asesinada en México por reportar sobre el crimen organizado», 18 de octubre de 2014, http://es.globalvoicesonline.org/2014/10/18/periodista-ciudadana-secuestrada-y-asesinada-en-mexico-por-reportar-sobre-el-crimen-organizado/

[4] Paris Martínez, «Para no olvidar: Ellos y ellas son los periodistas asesinados en México (segunda parte)», 19 de febrero de 2014, Animal Político, http://www.animalpolitico.com/2014/02/ellos-y-ellas-son-los-periodistas-asesinados-en-mexico-segunda-parte/

[5] CNN México, «Periodista asesinada en Tamaulipas denunciaba anónimamente al narcotráfico», 27 de septiembre de 2011, http://mexico.cnn.com/nacional/2011/09/27/periodista-asesinada-en-tamaulipas-denunciaba-anonimamente-al-narcotrafico

[6]  Idem

[7] Artículo 19, Informe 2013, http://informe2013.articulo19.org/ [Consultado en enero de 2015].

[8] Idem

[9] Idem

[10] Silvia Otero, «102 periodistas muertos en el país en 14 años», en El Universal, 17 de junio de 2014, http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2014/102-periodistas-muertos-en-el-pais-en-14-anios-1017462.html

[11]  Idem

[12]  Paris Martínez, «Para no olvidar: Ellos y ellas son los periodistas asesinados en México (1ra parte)», 18 de febrero de 2014, Animal Político, http://www.animalpolitico.com/2014/02/ellas-y-ellos-son-los-periodistas-asesinados-en-mexico-primera-parte/#axzz2taJmVBBa

[13] Paris Martínez, «Para no olvidar: Ellos y ellas son los periodistas asesinados en México (segunda parte)»… Op. cit.

[14] Andrew Kennis, «El triste asesinato de un matrimonio de periodistas mexicanos: Juan Francisco Rodríguez & María Elvira Hernández», 21 de abril de 2014, Journalism in the Americas. The University of Texas at Austin, https://knightcenter.utexas.edu/es/blog/00-15509-el-triste-asesinato-de-un-matrimonio-de-periodistas-mexicanos-juan-francisco-rodriguez

[15] Reporteros sin Fronteras, «El barómetro de la libertad de prensa, periodistas muertos en 2014», http://es.rsf.org/el-barometro-de-la-libertad-de-prensa-periodistas-muertos.html?annee=2014 [Consultado en enero de 2015].

[16] CNN México, «México, sexto país con más periodistas asesinados y quinto en secuestros», 16 de diciembre de 2014, http://mexico.cnn.com/nacional/2014/12/16/mexico-sexto-pais-con-mas-periodistas-asesinados-y-quinto-en-secuestros

[17] Proceso, «México, sexto lugar entre países con más periodistas asesinados», 15 de diciembre de 2014, http://www.proceso.com.mx/?p=390736

[18] Adriana Malvido, «Moisés, la desaparición de un reportero», en Milenio, 15 de enero de 2015, http://www.milenio.com/firmas/adriana_malvido/Moises-desaparicion-reportero_18_446535356.html

[19]  Manu Ureste, «13 días después, la Fiscalía contra delitos a la prensa aún no busca a Moisés Sánchez», Animal Político, 15 de enero de 2015, http://www.animalpolitico.com/2015/01/13-dias-de-la-desaparicion-de-moises-sanchez-fiscalia-contra-delitos-la-prensa-sigue-valorando-si-atrae-el-caso/

[20] El Economista, «Veracruz, el más peligroso para el periodismo en 2012:Artículo 19», 13 de marzo de 2013, http://eleconomista.com.mx/sociedad/2013/03/13/veracruz-entidad-mas-peligrosa-periodismo-2012-articulo-19

[21] Gloria Leticia Díaz, «Veracruz, trampa mortal para periodistas», en Proceso, 20 de abril de 2013, http://www.proceso.com.mx/?p=339659

[22] Adriana Malvido, «Moisés, la desaparición de un reportero»… Op. cit.

[23] Sin Embargo, «Veracruz: los Frutsis y los muertos del gobernador», 12 de enero de 2015, http://www.sinembargo.mx/12-01-2015/1215221

[24] Noé Zavaleta, «Subestima Duarte labor de reportero levantado: Es conductor de taxi y activista vecinal», en Proceso, 03 de enero de 2015, http://www.proceso.com.mx/?p=392100

[25] Rubén Martín, «Prensa, no disparen», en El Economista, 25 de febrero de 2014, http://eleconomista.com.mx/antipolitica/2014/02/25/prensa-no-disparen

 

 

 
_______________________

Héctor E. Herrera Capetillo (Ciudad de México, 1987). Licenciado en Relaciones Internacionales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Conductor del programa de radio internet sobre temas internacionales El Aleph que se transmite por ComUnica Radio (UNAM), www.elalephradio.org. Es integrante del consejo editorial de Cuadrivio.

Revista cultural

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *